Los riesgos ocultos de trabajar demasiado

Alison Birrane, BBC Worldwide-America: Capital
Imprimir

A todo el mundo le gustan las personas trabajadoras.

De hecho, para muchos, trabajar largas horas y tener un salario abultado es una marca de éxito. La mitad de las veces, ser catalogado como adicto al trabajo se considera una medalla.

No obstante, para algunos, la necesidad obsesiva de trabajar supone un perjuicio para todo lo demás. La salud, las relaciones e incluso la calidad del trabajo pueden verse afectadas. Hay que pagar un precio muy alto.

Los adictos al trabajo son menos productivos que sus compañeros que adoptan una actitud y un enfoque más saludables con respecto al trabajo.

En cualquier caso, hace años que la compulsión con respecto al trabajo está llevando a la gente a recurrir a terapeutas y a grupos de autoayuda. Puede incluso ser mortal. A principios de este mes, un estudio realizado por el Gobierno de Japón desveló que una quinta parte de la población activa japonesa está en riesgo de muerte por trabajar demasiado.

Trabajar demasiado no es un problema exclusivo de Japón. Workaholics Anonymous, un programa de doce pasos inspirado en Alcohólicos Anónimos, celebró su primera conferencia internacional en el Reino Unido en junio con asistentes procedentes de todo el mundo.

Las causas por las que se desarrolla la adicción al trabajo no se han investigado mucho, pero las cosas están cambiando. En los últimos años, el fenómeno ha empezado a captar cada vez más atención y empieza a tratarse como algo más que una expresión que está de moda.

La adicción al trabajo no está reconocida como una enfermedad en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, considerado la biblia para el diagnóstico de los trastornos mentales.

Otro estudio a gran escala vinculaba las tendencias del adicto al trabajo con otros problemas psiquiátricos tales como el trastorno obsesivo-compulsivo, la ansiedad y la depresión.

 Pero incluso sin una definición precisa, su impacto se está relacionando con la salud, el lugar de trabajo y los problemas mentales, y los investigadores están tomando nota. Un reciente metaanálisis, un resumen cuantitativo de las investigaciones existentes sobre adicción al trabajo, realizado por la Universidad de Georgia demostraba, entre otras cosas, que los adictos al trabajo son menos productivos que sus compañeros que adoptan una actitud y un enfoque más saludables con respecto al trabajo.

Otro estudio a gran escala, publicado en mayo por la universidad noruega de Bergen, vinculaba las tendencias a la adicción al trabajo con otros problemas psiquiátricos, como el trastorno obsesivo-compulsivo, la ansiedad y la depresión.

No es tu mejor trabajo

Pero, ¿cuándo se convierte en negativo el trabajo duro? ¿Qué puede llevar a una persona a pensar que es “adicta al trabajo”? La adicción al trabajo es una compulsión, un urgencia obsesiva y descontrolada por trabajar, o por pensar en el trabajo, afirma Bryan Robinson, un psicoterapeuta radicado en Carolina del Norte que realizó las primeras investigaciones sobre los efectos de la adicción al trabajo y escribió Chained to the Desk, a guidebook for workaholics.

“La adicción al trabajo no se mide en horas. Se mide por lo que llevamos por dentro”, afirma.

“Un adicto al trabajo es una persona que cuando está en las pistas de esquí sueña con volver al trabajo. Un trabajador saludable sueña con las pistas de esquí cuando está en el trabajo”.

Robinson, que ha impartido terapia a personas que se han divorciado, que han sido despedidas del trabajo o que han vivido crisis de salud como resultado de una sobrecarga de trabajo crónica, recuerda a una paciente que le decía a su marido que iba al gimnasio cuando, en realidad, volvía al trabajo después de ponerse ropa deportiva y de mojarse con agua para que pareciera que había estado sudando.

¿Te recuerda a alguien conocido?

Sin embargo, según desveló el metaanálisis de la Universidad de Georgia, los adictos al trabajo no realizan necesariamente el mejor trabajo ni muestran un mayor compromiso que sus compañeros en la oficina.

Malissa A. Clark, profesora auxiliar de Psicología Industrial y Organizacional de la Universidad de Georgia, lideró dicho estudio. Según ella, los adictos al trabajo manifestaron un mayor estrés en el trabajo, menor satisfacción laboral, menor satisfacción con respecto a la vida y más agotamiento.

También manifestaron un conflicto más acusado entre la vida personal y el trabajo, menos salud física y mental y unas consecuencias perjudiciales para la familia, por ejemplo, problemas matrimoniales.

“No hay muchas consecuencias positivas”, añade, pese a que el concepto de adicción al trabajo suele estar asociado a rasgos como la motivación, la competitividad, la ambición y la productividad.

Un puente sobre aguas turbulentas

¿Crees que puedes tener un problema? Puedes realizar un par de autoevaluaciones.

Los investigadores noruegos han creado la escala Bergen de adicción al trabajo, que te permite medir tu conducta, tus sentimientos y tu actitud con respecto al trabajo. Workaholics Anonymous también tiene un cuestionario en línea que te puede ayudar a determinar si podrías necesitar ayuda.

Según los expertos, el primer paso es admitir que tienes un problema.

Para Robinson, que se describe a sí mismo como un adicto al trabajo en vías de recuperación, el tratamiento incluye concienciación, terapia, cambios conductuales y descubrir los problemas subyacentes. “También está provocado por causas raíces. Algunas veces es la autoestima, otras veces es una forma de modular la ansiedad”, afirma.

La droga de los adictos al trabajo es la adrenalina.

Bob, un californiano de sesenta y un años, tuvo que admitir que tenía un problema cuando su esposa le confesó que ya estaba harta de despertarse en mitad de la noche y descubrir que no estaba, que seguía en la oficina. Bob, que prefiere utilizar únicamente su nombre de pila para conservar el anonimato del programa de Workaholics Anonymous, ahora es un encargado de divulgación de la organización, un cargo voluntario.

“Para los adictos al trabajo, la droga es la adrenalina”, afirma. “El estrés, la presión, las crisis, los plazos de entrega, todo eso genera adrenalina y la capacidad de actuar a un ritmo frenético”.

Bob desempeñó su primer trabajo a la edad de cinco años ayudando a su hermano a repartir periódicos, reciclando latas y botellas, cortando césped y retirando nieve. Llegó a ser un empresario de éxito, pero en los últimos tiempos sufría problemas de salud y, según explicó, si no hubiera pedido ayuda, la habría tenido que pedir su familia. Su esposa estaba harta.

“El hecho de que ella no quisiera seguir viviendo así es lo que me dio fuerza para decidirme a seguir este programa con compromiso y convicción”, afirma Bob.

El trabajo, como la comida, no es algo que puedas dejar de repente

Pero el trabajo, como la comida, no es algo que puedas dejar de repente. Entonces, ¿cómo puedes controlar ese impulso de trabajar incesantemente?  “Hay que tener un plan y seguirlo en lugar de lanzarse compulsivamente a hacer cualquier cosa que surja”, afirma Bob. Eso implica programar las horas de trabajo, centrándose en una cosa cada vez, y si surge algo inesperado, en lugar de intentar encajarlo todo de un modo caótico y hacer mil cosas a la vez, repasar la lista y reorganizar las prioridades.

Otras opciones de tratamiento incluyen buscar a un terapeuta especializado en este campo. O puedes asistir a talleres y programas ambulatorios y ahora también hay programas residenciales para pacientes internos, como los que ofrece The Bridge To Recovery, en Ohio (Estados Unidos), que brindan ayuda a adictos al trabajo y tratamientos para otras conductas obsesivas o compulsivas, para la ansiedad o la depresión.

Clark afirma que uno de los principales motivos por los que apenas hay tratamientos disponibles es la falta de investigación. “No existen muchos estudios sobre cómo evoluciona y prácticamente no hay investigaciones sobre la relación entre la adicción al trabajo y los trastornos clínicos”. El estudio noruego es uno de los primeros.

Hacen falta más investigaciones, afirma, “para que sea algo más normal y deje de ser una expresión de moda que utiliza la gente alegremente para hacer referencia a un tema muy poco conocido. Tiene consecuencias perjudiciales para la vida y el bienestar de las personas”.

 

Este artículo fue escrito por Alison Birrane de BBC Worldwide-America: Capital y fue autorizado legalmente a través de la red de publicación de NewsCred.

 

Regístrate ahora para obtener más información sobre los programas de University of Europe Laureate Digital y formar parte de nuestra red de contactos mundial.

  • Imprimir

    Filtrar artículos

    Buscar
    FI - 7 Tips For Becoming Irreplaceable In An Age Of Machines.jpg

    7 Tips For Becoming Irreplaceable In An...

    Red Global
    FI-intrapreneurship.jpg

    Intrapreneurship: How Millennials Can Innovate And Influence...

    Tus habilidades
    FI - Smart Moves To Spark Your Career.jpg

    Smart Moves To Spark Your Career

    Desarrollo de carrera profesional

    Filtrar artículos

    Buscar

    Spotlight

    Networking

    ¿Buscando un mentor que te ayude en tu carrera de aprendizaje? ¡Encuéntralo en nuestra red!

    Conectar
    NUESTROS PARTNERS

    Conoce las universidades de nuestra red, entre las más importantes de Europa

    Saber más
    NUESTROS PROGRAMAS

    Descubre nuestros programas. En las principales áreas de conocimiento, desde negocios hasta salud, y disponibles en los principales idiomas.

    Saber más
    TESTS DE HABILIDADES

    Realiza nuestros test de habilidades para aprender más sobre ti mismo, tus fortalezas y áreas de mejora (esta sección sólo está disponible en inglés)

    Realizar un test